Cargando…

La mente

el espacio de la fantasía

La mente como camino a la HG

La mente es este maravilloso y mágico espacio donde confluyen las diferentes formas del pensar. Aquí es donde recordamos, imaginamos, razonamos y calculamos. Es el escenario donde se presenta la obra de nuestra vida, llena de recuerdos y fantasías, de ilusiones y decepciones.

Es también el incesante proceso que nos informa de lo que pasa en el mundo exterior y en el mundo interior, creando imágenes de lo que llega a los sentido. Esto se convierte en un espectáculo que nos motiva al proponernos maneras de satisfacer nuestras necesidades y deseos.

Aquí habita el ego, el yo, este manojo de memorias gracias al cual nos creemos seres separados. Gracias a él recordamos y sabemos quién somos, como nos llamamos y como comer, y también nos dice qué nos conviene y qué no, en función de las vivencias del pasado. Esto es una gran ayuda para funcionar en el mundo, aunque a veces no desvíe de nuestro camino.

Las trampas de la mente

La mente nos facilita la vida poniendo etiquetas a personas y cosas, invitándonos a conseguir aquello que, según su información, puede darnos más seguridad (dinero, poder), más placer o más prestigio. Esto hace que, a veces, empleemos nuestro tiempo y energía en tareas innecesarias que nos alejen de la armonía, identificándonos con personas y cosas como si fuesen nosotros mismos, y haciendo difícil escoger entre satisfacer nuestras necesidades y lo que creemos que se espera de nosotros.

Vemos a través de la ilusión. Miramos la vida a través de un mapa mental condicionado que cambia de color según nuestros estados de ánimo. Actuamos y reaccionamos según la película que vemos, con la esperanza de encontrar la felicidad.  La mirada del bebé es inocente y limpia, pero la nuestra está teñida por experiencias del pasado que viven aún como creencias y valores, distorsionando nuestra visión del mundo y nuestra vida.

Qué podemos hacer (la solución)

Sé que a veces me cuesta parar ciertos pensamientos. Sé que no siempre he elegido pensar lo que pienso. Sé cómo “mis” pensamientos afectan a mi cuerpo, a mis emociones y a mi vida.

El primer paso para vivir en armonía es el autoconocimiento. Reconocer y transformar los filtros de nuestra mirada, para ampliar nuestro mapa mental. Es parar y mirar, es darse cuenta y salirse de la película de la mente. Es tomar consciencia de nuestra vida desde un lugar más profundo, más allá de este pequeño yo. A esto se le puede llamar «crecimiento personal”.

 “La mente es el espacio que más puedo entender, porque es el hogar del yo”

“En este mundo traidor, nada es verdad ni mentira; todo es según el color, del cristal con que se mira»  Ramón de Campoamor

© 2022 · Harmonia Global · Todos los derechos reservados · Política de cookies · Política de privacidad